DONEZTEBE / SANTESTEBAN

 

En el valle de Santesteban, flanqueada por varios montes como el de Mendaur, se cobija esta elegante villa, que fue pueblo de mercaderes en el medievo y actualmente sigue viviendo del comercio.
 

Su extenso caserío se dispone en torno a la iglesia de San Pedro. Reformada en estilo barroco, y con distinguido interior, esta parroquia destaca por su torre de sillar con aspecto medieval, que fue parte del antiguo Castillo del Conde de Lerín. Además, la Casa Consistorial del siglo XVIII evoca las solemnes construcciones de los palacios baztaneses.
 

Doneztebe/Santesteban es conocida por sus ferias de ganado y también por la celebración del Corpus Christi en la que se hace ondear vistosamente la bandera del pueblo ante el Santísimo al son del txistu. En este municipio tendrán la ocasión de disfrutar del juego de guante, modalidad de pelota en plaza libre.

RECURSOS DE INTERÉS

 

  • Vía verde de Bidasoa.
  • Camino de Santiago Baztanés.
  • Cuevas de Urdax y Zugarramurdi.
  • Parque Natural Señorío de Bértiz.
  • Monasterio San Salvador de Urdax.
  • Embalses de Leurtza.
  • Mirador de Baztán.
  • Torre Jauregia Irurita.
  • Cascada de Xorroxin.
  • Molinos (Amaiur, Etxaide
  • [Elizondo], Urdax y Zubieta).
  • Museo etnográfico Jorge Oteiza.
  • Torre Jauregia Donamaria.
  • Reserva Natural San Joan Xar.
  • Artesanía.
  • Senderos señalizados.
  • Monumentos megalíticos.
  • Ferias, fiestas, folklore, gastronomía …
  • Amplia oferta de alojamiento, restauración y servicios.

BAZTAN BIDASOA

 

Situado en el Pirineo Atlántico, allí donde las crestas montañosas inclinan su cabeza hacia el mar, los valles de Baztán, Urdax- Zugarramurdi, Bértiz, Malerreka y Cinco Villas ofrecen al viajero el paisaje siempre verde de los prados, el color cambiante de los bosques de hayas y de helechos, el ruido del agua que corre en mil riachuelos y regatas, el suave clima que da cobijo por igual al cultivo del kiwi o la palmera.


Entrar en estos valles es encontrarse con unas gentes que han sabido conservar su cultura tradicional, que muestran orgullosos su lengua, que siguen practicando sus deportes más antiguos, que exhiben con satisfacción los trabajos de sus muchos artesanos, que saben disfrutar haciendo partícipes a los demás de una variada y rica gastronomía.


Es un territorio en donde uno puede encontrarse con la naturaleza, en donde el viajero puede sentir la fuerza de lo auténtico a lo largo de sus 830 kilómetros cuadrados, que recorren en todas sus direcciones caminos y senderos.
Al norte de Navarra, muy cerca del mar y de las playas, haciendo límite con Francia, están estos pueblos y lugares; Urdax, Zugarramurdi, Baztán, Bertizarana, Malerreka, Bortziriak ... son los “Valles Tranquilos”.

 

Entorno